Los europeos no toman suficientes vitaminas y minerales

Un grupo de investigadores del International Life Sciences Institute Europe (ILSI Europe) ha comprobado que los europeos no toman suficientes vitaminas y minerales.

La investigación proporciona una valiosa información sobre la ingesta de micronutrientes en Europa y la probabilidad de su insuficiencia país por país.

Los expertos consideran que, a pesar de que en la actualidad las políticas europeas de nutrición se centran básicamente en abordar los problemas de exceso en el consumo, no se sabe mucho sobre la ingesta óptima de micronutrientes en toda la región.

En concreto, el trabajo, que compara los últimos datos de encuestas dietéticas representativas de los distintos territorios, subraya que de los 17 compuestos analizados existe una gran prevalencia de ingestas “mejorables” de varios micronutrientes, especialmente hierro, calcio, zinc, vitamina B1 (tiamina), vitamina B2 (riboflavina), vitamina B6, vitamina D y ácido fólico.

“En el caso de las vitaminas, los bajos niveles de consumo en todos los grupos de edad y sexo no son de riesgo salvo para la vitamina D. Sin embargo, para los minerales, el riesgo de una ingesta insuficiente es mayor en grupos dependiendo de la edad. Hasta donde sabemos, esta es la primera vez que se ha evaluado en varios países el consumo de micronutrientes. Por eso, proporciona una mejor visión de la insuficiencia de micronutrientes europea y se trata de un valioso recurso para la evaluación del estado de las poblaciones”, han apostillado.

El caso español, según los datos de la Encuesta Nacional de Ingesta Dietética, recogida recientemente por la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN), dependiente del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, tiene características específicas.

Así, de todos los valores analizados se puede concluir que la media del consumo de micronutrientes supera el 80% de las ingestas dietéticas de referencia, excepto en el caso del zinc, hierro en mujeres en edad fértil, vitamina A, vitamina D y ácido fólico, en los que se podría considerar que existe una toma inadecuada.

“La dieta actual española es de tipo occidental, cada vez más apartada del patrón alimentario mediterráneo, aunque dicha separación es menor de lo que cabría esperar gracias al alto consumo de pescado de la población”, señala la encuesta de la AESAN.

De hecho, los datos muestran ingestas muy bajas de verduras, hortalizas, frutas y sus derivados, consumos bajos de cereales principalmente refinados y una alta ingesta de carnes y sus derivados y de productos elaborados con alto contenido en sodio, grasa y azúcares añadidos.

  1. DR XERCAVINS - DR DIEGUEZ

    Resulta paradójico comprobar como en presencia de una pandemia mundial y europea como es la obesidad, que cada vez afecta más a nuestro país, por el contrario nos encontramos ante déficits nutricionales. En este caso se hace referencia a los evidentes déficits de vitaminas y minerales. Parecería lógico pensar que ante un aumento del peso de la población no deberían existir déficits de este tipo en el mundo occidental, máxime cuando hoy en día el acceso a todo tipo de alimentos es relativamente sencillo. Esta fatal paradoja se debe a muchos factores. Aunque parezca extraño, la ingesta calórica ha caído en picado respecto a hace unos 60 años; es decir, hace 60 años se comía más cantidad de alimentos y de calorías por día. Pero también la proporción y calidad de los alimentos era mucho más adecuada, y además el gasto energético diario por ejercicio físico era mucho más alto. Esto, unido a la baja calidad de los alimentos, al estrés, a los tóxicos ambientales…hace que estemos en un mundo occidental lleno de carencias nutricionales que producen desequilibrio orgánico y metabólico y conducen a la enfermedad.
    Es labor del médico detectar estos déficits, y aconsejar la mejor nutrición posible en cada caso, e incluso añadir complementos nutricionales.
    Desde hace años en el Centro Médico del Dr. Xercavins de Barcelona, a través de la Unidad de Obesidad y Nutrición, y mediante exhaustivos análisis y chequeos, se estudian estas y otras carencias para tratar de corregirlas mediante una dieta y complementos adecuados, para obtener un mejor estado de salud y prevenir el desarrollo de enfermedades.